Electroestimulación2019-10-03T15:23:28-03:00

TRATAMIENTOS CORPORALES

TONIFICACIÓN MUSCULAR

ELECTROESTIMULACIÓN

La electroestimulación es una técnica que utiliza la corriente eléctrica para producir una contracción muscular a través de un aparato llamado electroestimulador. Mediante este aparato, se envían unas corrientes eléctricas directamente a los músculos que se contraen de forma involuntaria y sin ningún tipo de esfuerzo físico. La finalidad de este tratamiento es el de entrenar los músculos y tonificar el cuerpo ya sea buscando una aplicación terapéutica o física.

La electroestimulación muscular corporal, también conocida como gimnasia pasiva, viene usándose desde hace mucho tiempo para rehabilitar pacientes con problemas de atrofia muscular, problemas de contracturas, aumento de fuerza para la estabilidad articular, la profilaxis de la trombosis o incluso la estimulación de los músculos paralizados. Suele ser aplicada en zonas como el abdomen, los glúteos y los muslos para tratar problemas de flacidez, es lo que se conoce como electroestimulación estética.

Su única contraindicación destacable es que no debe ser usado en pacientes que posean un marcapasos o en el vientre de mujeres en periodo de embarazo.

Frecuencias muy bajas (por debajo de 10Hz): Aumenta la circulación sanguínea, relaja los músculos, mejora el estado de las contracturas musculares y produce un aumento en la secreción de endorfinas.

Frecuencias bajas (entre 10Hz y 35Hz): Los pulsos eléctricos actúan directamente sobre las fibras lentas (denominadas de tipo I) principalmente aeróbicos, esenciales en pruebas de fondo.

Frecuencias intermedias (entre 30Hz y 50Hz): Produce una contracción de los músculos de tipo mixto, también conocidos como de tipo II, fibras de tipo mixto, aeróbico-anaeróbico.

Frecuencias altas (superiores a 50Hz): Se activan los músculos de tipo II-B, que son fibras de metabolismo anaeróbico principalmente, las cuales son fácilmente fatigables. Estos músculos sólo intervienen en ejercicios de muy alta intensidad.

Aparatología recomendada